El pasado sábado día 2 nos dimos cita en Talaván (Cáceres) para montear la finca “El Águila”. Finca cercada en su totalidad y con un fuerte monte de jaral y carrascas de encina, enclavada en el término municipal de dicha localidad.

Volvía a nuestro calendario tras el descanso del pasado año y lo hacía con gran expectación entre los monteros, pues en su última montería, el plantel había sido bueno. Por los datos que teníamos de los días previos, sabíamos que estaba bastante cargada de guarros y que nos íbamos a divertir.

Tras las migas de rigor en el bar de la piscina de Talaván comenzó el sorteo. En esta ocasión el sorteo fue rápido ya que se cerró sólo con 30 puestos. Pero antes del sorteo, recordamos las normas de seguridad de la montería ya que como pudieron ver en el plano, todas las armadas eran traviesas y había que tener cuidado de enterrar los tiros y sobre todo, no moverse del sitio.

Poco más tarde de las 11 de la mañana ya estaban todos los monteros colocados en sus posturas, unos con mejor tiradero que otros, pero puestos muy seguros y alejados de los colindantes, la mayoría de los puestos muy querenciosos por los que pasaría mucha caza y había que extremar la seguridad.

Antes de la suelta de las recovas los disparos ya habían estado divirtiendo a los presentes desde bien temprano, en un ir y venir de reses por la finca, en la que con más o menos fortuna los venados iban abatiéndose. A las 11h.30 se soltaron las recovas, el verdadero motor de la montería, y fue entonces donde realmente se vio como estaba la finca de reses. Todo un espectáculo de ladras, carreras y tiros, los jabalíes volvían locos a los perros que sin descanso los perseguían para encararlos hacia las posturas. Gran mañana estábamos pasando entre disparos sin descanso a las piaras. Son de esos días en que la mañana se pasa volando, al estar todo el rato en tensión y disfrutando de la montería. Al final, puestos con 3 y 4 guarros cobrados cada uno. Todo un espectáculo de montería.

Al llegar a la junta sólo veíamos caras sonrientes, lo que confirmaba un buen resultado. Mientras los monteros daban cuenta de un buen cocido, los postores, arrieros y colaboradores hacían posible la llegada de las reses a la plancha. Y efectivamente el resultado final fue bastante bueno con un plantel de 54 Jabalíes, 23 Venados y 5 Gamos y varias ciervas de gestión. Otro año que El Águila cumple dándonos un buen resultado.

Por último, agradecer a todos los asistentes, la confianza en esta orgánica, que sin ellos, la montería no sería posible.

Un saludo

PEDRO PÉREZ

.