Después de una larga espera de veda llegó el 5 de octubre, fecha de la primera de las monterías del calendario. Y como las temporadas pasadas, cazamos una de las fijas “La Cortilla de las Casas”. Pese al calor, sabíamos que la mancha estaba muy buena por lo que decidimos adelantar la hora del sorteo a las 8h en lugar de las 9h como viene a ser costumbre de esta orgánica. Tampoco le importó madrugar a los monteros ya que, al ser el primer día, las ganas por salir al campo estaban por cima de cualquier contratiempo.

A las 7h se citó a los monteros en el Restaurante Carvajal en Torrejón el Rubio (Cáceres) donde como todos los años, pudimos degustar de esas riquísimas migas extremeñas. El desayuno y el sorteo se agilizaron debido a las ganas y al calor. Sobre la 9h salían para la finca las primeras armadas de cierre y posteriormente las armadas de traviesas. Para eso de las 11h, gracias a la gran labor de los postores, ya estaban todos los monteros en sus puestos. Sobre las 11h.30 de la mañana se dio suelta a las recovas en 4 puntos distintos de la finca. Para ese momento, en el campo se dejaba escuchar las detonaciones de los primeros lances de la temporada, que se fueron incrementando según avanzaba la jornada cinegética.

El calor, el maldito calor que no teníamos que tener en estas fechas, deslució la jornada montera. El trabajo realizado por Alfredo Díaz “Cañina”, con las recovas, obtuvo la merecida recompensa, con un espectacular resultado tanto en cantidad como en calidad de los trofeos abatidos. También agradecer la difícil labor, tanto por el calor como por lo abrupto del terreno, del pedazo equipo de postores y muleros, que en tiempo record llevaron las reses al plantel para el disfrute de los monteros.

Un espectacular resultado final fue de 35 venados (varios homologables), 22 Gamos (varios homologables) y 2 jabalíes, más varias hembras de gestión, con una calidad en venados y gamos media alta que a buen seguro será una de las mejores monterías en abierto de la temporada. Finalizó el día con una excelente comida elaborada por nuestro equipo de cocineras y desde estas líneas quiero agradecer el trabajo que realizan.

No quiero acabar esta crónica sin dar las gracias a todos los asistentes, postores, muleros, cocineros y colaboradores que hacen que “El Rincón Cinegético” sea una familia.

Un saludo

PEDRO PÉREZ