El domingo 3 de febrero rematábamos el fin de semana cazando “Las Quebradas” una de las fincas fijas de nuestro calendario y que como siempre cumple con creces.

A las 8.30 de la mañana estaban citados los monteros en el cortijo de la finca, donde les esperaba las típicas migas extremeñas. Tras el desayuno y dar las pertinentes normas de seguridad se procedía al sorteo de puestos, todos de traviesas.

Gracias a Dios la montería se celebró sin incidentes destacables y con un tiempo que dejó hacer, para nada el aire del día anteriores. La mancha cumplió sobradamente con las expectativas en lo que a venados y cochinos se refiere, cobrándose 17 ciervos, entre los que había varios de bonita envergadura y 25 Jabalíes. No pasó lo mismo con los gamos, de los que se esperaba arrimar algunos y finalmente sólo fueron gamas de gestión lo que se cobró. El plantel se completó con varias ciervas de gestión.

Durante la jornada el tiroteo y ladras fueron constantes y en cada lance se contabilizaban al menos 2 o 3 tiros debido a los amplísimos tiraderos que tiene la mayoría de los puestos. A eso de las tres, con el toque de caracola, se daba por finalizada la montería, mientras los monteros marcaban las reses. En una tarde soleada fueron llegando las reses a la plancha hasta completar el plantel.

No podemos cerrar esta crónica sin destacar el buen trabajo de las rehalas, guías y postores, que una vez más se dejaron la piel para el disfrute de los monteros. También destacar el buen hacer de todo el personal de cocina, ya que gracias a ellos pudimos degustar un fabuloso almuerzo, poniendo el broche de oro a estas magnífica montería.

Un saludo

PEDRO PÉREZ