Viernes 1 de noviembre, día de todos los santos, cazábamos otra de las fincas fijas de nuestro calendario “Navavacas-Peredosma”, situada en plena sierra San Pedro. Un enclave lleno de embrujo, donde siempre es agradable cazar.

En esta ocasión nos acompañaban las cámaras de NOVATOMA para grabar los lances de la jornada montera. A las 8.30h nos dábamos cita en el restaurante del camping de Cordobilla de Lácara (Badajoz), situado en el embalse de dicha localidad, otro paraje de singular belleza. A las 9h de la mañana comenzábamos el sorteo de puestos.

A eso de las 10h estaban todas las armadas camino de las posturas. Primero los sopiés y por último los puertos que, en esta ocasión, hacían a su vez de traviesas. La mañana estaba fresca, ventosa y con amenaza de lluvias, cosa que iba a beneficiar la labor de los perros. Cuando entraron las últimas armadas de los puertos, en los sopiés de “Navavacas” y “Valrehondillo” empezaron a escucharse los primeros tiros.

A eso de las 11.30h se dio suelta a las recovas, que cazaron la mancha al choque, unos por la solana, y otros, por la umbría. Las pelotas de ciervas, con los venados entre ellas, corrían por la dehesa resistiéndose a cumplir en los sopiés, pero el buen hacer de las recovas, los obligaba a cumplir en las posturas. Los cochinos también se resistían dando vueltas a los peñones. Pero, poco a poco, las recovas, haciendo un gran trabajo, los hacían romper en los puestos.

La mañana transcurriría llena de lances, ladras y bonitas carretas a venados y cochinos. Carreras de las pudimos disfrutar con las imágenes grabadas por NOVATOMA y que también podréis disfrutar todos próximamente en “Cazadores de Lances”- Canal Extremadura. El resultado final del plantel lo configuraban un total de 27 Venados, 15 Guarros más unas cuantas ciervas de gestión.

Las cámaras de Novatoma fueron testigo de otra inolvidable jornada en Navavacas-Peredosma, finca que siempre cumple y donde disfrutamos de un extraordinario día de caza gracias al buen ambiente, al comportamiento de los monteros y al buen hacer de la propiedad.

Un saludo

PEDRO PÉREZ